Sobre el estudio revelador

Querida/o amiga/o suscripta/o:
Si siempre quisiste tener una imagen delgada y una silueta (o físico) diferente, pero no estabas dispuesta/o a:
  • cocerte la boca para evitar atracones a escondidas
  • someterte a dietas que te hacen morir de hambre
  • dejar de disfrutar del encanto de un refrescante helado, de unas buenas patatas fritas o una deliciosa pizza
  • ejercitar cual atleta olímpico durante toda la vida!!

…entonces éste es el informe más importante que recibirás al respecto.

En él te cuento porqué, efectivamente, no sólo es posible que las personas alcancen el peso que siempre desearon, sino que lo mantengan en el tiempo sin sacrificar uno de los placeres más lindos y nutritivos: comer cosas ricas!
De hecho, que tal cosa puede lograrse utilizando simples técnicas que toman pocos minutos al día? Y que son todas naturales, sin efectos no deseados. Y que, incluso, vas a querer aplicarlas en otras áreas de tu vida, como manejar la ansiedad, hacer desaparecer ataques de pánico, aumentar tu autoestima, y varios etc.
 
En un momento te contaré de qué se trata esto, pero primero permíteme compartir contigo la historia de Raquel Bruno, de Santa Fe, Argentina (NOTA: algunos datos han sido alterados por razones de confidencialidad) quien utilizó este mismo método que compartiré contigo para cambiar, radicalmente, su propia vida y la de su entorno.
La Historia de Raquel Bruno
Raquel había vivido desde la adolescencia con problemas de sobrepeso (quizás también desde su niñez, aunque no recuerda bien aquellos momentos). Por ejemplo, según ella misma cuenta, puede visualizarse a sus 14 años yendo durante una tarde de verano a la heladera y, literalmente, meter la mano completa en un tarro de dulce para comerlo completo. O, en un ataque de ansiedad porque un chico por el cual se sentía atraída no le daba atención, comerse (“devorar”) un kilo completo de helado, castigándose a sí aún más.
 
Raquel, como muchas de las personas que han seguido mi método y que hoy pueden hablar de estos temas sin dolor porque tienen la imagen corporal que querían, cuenta que también sintió ganas de esconderse del mundo, de su familia, de sus amigas, para que nadie le dijera en la cara (o, peor, a sus espaldas, cuando se levantaba para ir al baño) lo gorda que estaba, lo mal que le quedaba tal o cual vestido, etc. O el dolor y auto-desprecio (frustración, por supuesto) que sentía cuando se miraba al espejo desnuda, o se tenía que comprar un pantalón, o llegaba el momento del verano.
 
Como respuesta a una de las entregas de mi seguimiento semanal VIP, Raquel, tomándose la situación con buen humor, cree que “llegué virgen al matrimonio no porque lo quisiera sino porque me aterraba la idea que mi marido me viera sin ropa y me abandonara
En el 99% de los casos, cuando se ha vivido mucho tiempo en situaciones mentales y físicas similares, es muy difícil (por no decir imposible) que la persona logre de modo efectivo, adelgazar y mantenerse en el peso ideal durante un tiempo medianamente largo (digamos, entre 6 y 12 meses). De hecho, todos los estudios muestran cómo, aún en los casos que tienen el éxito inicial de bajar un poco, se trata de una suerte de oasis en el desierto, que volverá, en cuestión de semanas, a los viejos (y malos, y frustrantes, y, en algunos casos, dolorosos e insalubres) hábitos y desórdenes alimenticios.
 

Entonces, como hacemos para, en primer lugar, adelgazar de modo efectivo, eficiente, natural, y sostenido y, en segundo lugar, una vez alcanzada esta meta, mantenernos en el peso ideal?

Lo que los estudios no te dicen:
Si bien hay prácticamente un 100% de consenso en los expertos al afirmar que 8 de cada 10 personas que baja de peso lo vuelve a subir en un período corto de tiempo, casi ninguno cuenta qué diferencia a los pocos que tienen éxito a largo plazo de los más del 80% que fracasa.
 
Y es aquí, en realidad, donde se encuentra el motivo principal por el cuáles aquéllos lograrán verse, prácticamente, durante toda su vida, de manera que deciden verse. Y la raiz por la que, estos muchos otros, no sólo no lograrán adelgazar de modo sostenido en el futuro, sino que vivirán una vida de frustraciones, baja autoestima, ansiedad constante, y problemas de salud (tan graves como para causar la muerte, en algunos casos).
 
Y esta razón no es otra que el medio que eligieron los 2 que tuvieron éxito.

en primer lugar, iniciar su plan de cambio interno-externo, su proceso de adelgazamiento mental y físico. Sí, mi querida/o suscripta/o: los que tienen éxito, en primer lugar, siguen un sistema para bajar de peso, una serie de pasos, que tú, si hiciste mi Plan de 10 días para adelgazar mental y físicamente, ya conoces.  
Y luego, habiendo logrado su objetivo inicial, de modo sencillo, usando las técnicas que propongo (y que ha sido efectivísimo para muchísimas personas de todas las edades, sexo y lugares) entonces están listos para afrontar los pasos siguientes: destruir las barreras mentales que les permiten pasar cada día, cada semana, cada mes y cada año logrando pequeños y constantes éxitos. Y esto lo hacen evitando que vuelva a aparecer en sus vidas el viejo y conocido “duende maligno“.

 
O, en otras palabras, la voz de todos aquellos que desean, conciente o inconcientemente, que no tengas éxito en este cambio duradero y positivo que has emprendido.
 
Y cómo hacen ellos para dejar “al margen” la influencia de este duende malo? De qué forma son capaces de “cerrarle” su boca? Mañana mismo voy a hacerte llegar esta misma respuesta, y voy a mostrarte también porqué tu cuerpo no tiene la culpa de que estés como estás, que te sientas como te sientes, y que vivas como vives, con hábitos que quieres sacarte de encima.
 
Muchas gracias por estar del otro lado!
Cariños!!!
Sofía
 
Y tú, qué piensas de este estudio? Se aplica en ti? Lo compruebas en otras personas que conoces? Comparte tu opinión aquí abajo!

Facebook